lunes, 20 de diciembre de 2010

50 AÑOS DE LOS COMITES DE DEFENSA DE LA REVOLUCIÓN

A 50 AÑOS DE LOS COMITÉS DE DEFENSA DE LA REVOLUCION (CDR).
SUS CARTELES: ARTE Y COMUNICACIÓN PARA PERSUADIR

Por: Reinaldo Morales Campos
Especialista en Propaganda y Publicidad
cartelcubano@yahoo.es

Los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), organización de masas integrada por alrededor de 7 600 000 miembros, creados por Fidel Castro; durante un acto efectuado frente al Palacio Presidencial, el 28 de septiembre de 1960 (donde en la actualidad se encuentra el Museo de la Revolución); para su labor de persuasión, entre los medios de propaganda empleados, se hallan sus carteles de admirables configuraciones artísticas y comunicativas. Y en el del mensaje: Con la guardia en alto de día y de noche siempre vigilantes, se revela como desde su fundación, su principal ocupación ha sido la vigilancia revolucionaria, con la participación de todo el pueblo, para combatir y neutralizar las actividades contrarrevolucionarias.





Entre sus primeras tareas para contrarrestar las acciones de los enemigos de la Revolución estuvieron: el apoyo brindado en las zonas montañosas a la Operación Limpieza con la participación de sus miembros en los batallones de milicias campesinas que conjuntamente con integrantes del Ejercito Rebelde, erradicaron las bandas contrarrevolucionarias organizadas por la Agencia Central de Inteligencia (CIA); así como durante la invasión mercenaria del imperialismo norteamericano por Playa Girón, en la que con la proclamación de las consignas: ¡Patria o Muerte! y ¡Muerte al Invasor!, en menos de 72 horas, pasó a la historia como la Primera Derrota del Imperialismo Yanqui en América Latina y durante la cual los CDR desempeñaron un importante papel en la neutralización de las acciones de apoyo por los elementos contrarrevolucionarios.

Y aunque no es posible a través de una fugaz ojeada de algunos de sus carteles, que con tanto desvelo y fervor han realizado diseñadores gráficos y artistas de la plástica, enumerar todo el protagonismo de esta organización de masas, en los diversos párrafo de este trabajo se exponen aspectos de algunas de las trascendentales actividades acometidas en sus 50 años de trabajo que, además de la vigilancia revolucionaria, ha abarcado la realización de incontables acciones de beneficio social desarrolladas a nivel de cuadra y casa por casa.

Entre esas actividades se encuentra la Donación de Sangre que, conjuntamente con el Ministerio de Salud Pública inició, el 5 de enero de 1961, en el contexto del establecimiento en toda la nación de un estado de alerta combativa contra la amenaza del gobierno de Estados Unidos de invadir al país. Desde aquel momentos cientos de miles extracciones de sangre aportadas, cada año, voluntariamente por sus integrantes han salvados numerosas vidas

Durante aquellos días de tensión bélica, que se prolongo desde finales de diciembre de 1960 hasta el 20 de enero de 1961, cuando el día 3 se anunció el rompimiento de las relaciones diplomáticas de Estados Unidos con Cuba; de inmediato, con similar función a un cartel, los CDR colocaron en puertas y fachadas de las viviendas la primera plana del periódico Revolución, con el titular que poesía el texto: !Viva Cuba Libre! Rompe Estados Unidos sus Relaciones con Cuba. ! Venceremos! Para entonces los CDR, constituidos también en aquellos días en centros de trabajo, conjuntamente con la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) y demás organizaciones políticas, además de fortalecer la vigilancia revolucionaria, trabajaron en cubrir los puestos de los obreros que permanecieron movilizados.






Igualmente desde los primeros años, de instauración del poder revolucionario y de proclamación del socialismo, también formó parte de las actividades de propaganda políticas de los CDR la promoción de la incorporación masiva de niños y jóvenes en los nuevos sistemas y niveles de instrucción creados por el Gobierno Revolucionario; así como fomentar en la conciencia de la población acerca de la importancia de la realización de la Campaña de Alfabetización y el apoyo a las primeras Zafras del Pueblo.

Activo combate en el campo ideológico libraron los miembros de los CDR contra los acaparadores de productos de consumo popular y la distribución de alimentos, inescrupulosos elementos surgidos tras que el presidente John F. Kennedy de Estados Unidos había ordenado, el 3 de febrero de 1962, el bloqueo económico comercial y financiero, para asfixiar a Cuba y crear el descontento popular. Tarea desarrollada a la par de otra actividad de significada trascendencia social, realizada por el Ministerio de Salud Pública, la ejecución de la campaña de vacunación contra la poliomielitis, iniciada el 26 de febrero de 1962, durante la cual se colocaron en diversos lugares públicos el cartel, con el mensaje: Para que disfrute el presente y construya el futuro…vacúnalo contra la poliomielitis.

Continuamente, al concluir la campaña de alfabetización, los CDR asumieron como parte de su labor social el apoyo al plan de Seguimiento y Superación de Educación Obrera y Campesina, denominada Batalla por el Sexto Grado en la que ofreció sus locales donde funcionaron miles de aulas en horarios nocturnos. Igualmente desempeñaron una importante labor en el movimiento de apadrinamientos de escuelas, brindándoles apoyo para la incorporación, asistencia y retención de los niños, a clases, y a la realización de las actividades docentes y extraescolares.

Durante los días difíciles de la denominada Crisis de Octubre, en que el presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, dispuso el bloqueo naval contra la isla de Cuba y demandó a la URSS la retirada de los cohetes y armamentos estratégicos situados en nuestro territorio. Ante la orden del Comandante en Jefe Fidel Castro de establecer la alarma de combate para todo el país. Los CDR colocaron en a nivel de cuadras grandes cantidades de carteles que reflejaron la situación del país en pie de guerra. Entre los cuales estuvieron los que aclamaban las consignas: Firmes junto a Fidel, Todos Somos Uno, A las Armas, Comandante, en Jefe ¡Ordene!







Devenida en una pujante fuerza capaz de involucrar a la comunidad en diversas actividades deportivas y culturales, ejemplo: la participación masiva de la población en la iniciativa de preparación deportiva: Listo para Vencer: fuerte, confiado, seguro. Prueba de eficiencia para el pueblo así como: en la promoción de actividades culturales y la incorporación a grupos de aficionados. Durante la celebración en diciembre de 1962 del Primer Congreso Nacional de Cultura, los CDR para saludar ese trascendental evento cultural editó un cartel de significantes colores.

Hacia 1964, en que ya los Comité de Defensa de la Revolución, vislumbra en sus carteles codificaciones visuales de alusiones sugerentes que, mostrados en atriles y diversos soportes de madera y metal, fueron colocados en paredes y muros, también asumió en su ornamentación grafica el mural-cartel que al tamaño de media página, publicaba el periódico Revolución, con frecuencia semanal, poseedores de ilustraciones y dibujos con mensaje de orientación dirigido a la población, sobre higienización, prevención de enfermedades, la emancipación de la mujer y otros contenidos que en su más amplio alcance incluyó hasta términos de la actividad económica.

El creciente protagonismo de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), hizo posible que emergiera como fuente de confluencia de los aportes gráficos generados por las restantes organizaciones políticas. Las más disimiles expresiones artísticas comunicativas expresadas en carteles para persuadir, orientar y sugerir la participación de las masas populares en una acción o tarea que afrontaría el país o expresar sentimiento de solidaridad con otros pueblos hermanos, encontraron en los CDR el medio ideal para expresar a nivel del barrio y la comunidad sus mensajes orientadores.

En la segunda mitad de la década del sesenta, en que se produjo la consolidación de la dirección revolucionaria, de fortalecimiento del trabajo político y de inició un nuevo periodo de constante cambios y transformaciones revolucionarias, de máximas expresiones militante de solidaridad y de reafirmación del marxismo leninismo como ideología, a través de carteles editados por los CDR se exhortó al pueblo a defender la patria de las amenazas de agresiones militares de los gobernantes de Estados Unidos, a apoyar las convocatorias a concentraciones populares de respaldo a la revolución y en el cumplimiento de significadas tareas.








Formaron parte del cartel político los creados por los CDR para convocar a sus integrantes a asistir a los círculos de estudio que le permitió conocer la lucha de los pueblos y la amistad con los países del campo socialista. Igualmente formaron parte de su labor ideológica los de las tareas del frente CDR-FAR dirigido a elevar la formación patriótica –militar de los jóvenes y sus familiares. De vital importancia resultaron los carteles con convocatorias a la participación en la recogida de Materias Prismas; como frascos de medicamentos y la recuperación de papel y cartón que ha posibilitado la sustitución de importaciones

Todos a la Plaza con Fidel, fue el mensaje empleado en un relevante cartel que sustentando su efectividad comunicativa en una foto del líder de la Revolución, convocó al pueblo a asistir a la concentración en la Plaza de la Revolución para celebrar el VIII aniversario de la constitución de los Comité de Defensa de la Revolución, en su diseño se resumió el protagonismo de la organización y simbolizó el quehacer desplegados por sus integrantes en la Ofensiva Revolucionaria, que meses antes había sido proclamada por Fidel y las celebraciones de las actividades patrióticas que en el contexto de la conmemoración del Centenario de la Lucha por la Independencia, se efectuaba en todo el país y en la que los CDR, a través de su propaganda y la celebración de encuentros de historias, destacó su participación.

En el proyecto abarcador de todo el país que bajo la consigna central ¡Los Diez Millones Van! que anunció Fidel, durante el acto conmemorativo del XVI Aniversario del 26 de Julio de 1969, para la realización de la Zafra de los 10 millones de toneladas de azúcar, generó la ejecución de una amplia campaña gráfica-simbólica que se extendió hasta la primera mitad de 1970, en la cual los CDR, además de su trabajo de propaganda, estuvieron involucrados con la incorporación de sus integrantes a las brigadas de cortes y alza de caña.

Entre las más diversas actividades desarrolladas por los CDR, reflejadas en sus carteles, también ha estado el trabajo voluntario, con convocatorias para la participación en siembra y recogida del café; así como en corte y alza de la caña. Siendo de gran significación, en el primer lustro de la década del setenta, la contribución de sus integrantes, en el impulso de importantes obras de la construcción, como fueron, en la capital: el Estadio Latinoamericano, la ampliación de la termoeléctrica de Tallapiedra, el Hospital de Centro Habana y el Combinado Lateo, así como los estadios de Matanzas y Cienfuegos







Los significantes resultados logrados por los Comités de Defensa de la Revolución; desde su creación; en consecuencia de su trabajo político-ideológico dirigido a persuadir y a convencer quedaron expuestos, en 1975, durante el Informe Central al Primer Congreso del Partido.

En, esa ocasión Fidel Castro, señaló: “…de las importantes tareas realizadas por los CDR en estos 15 años transcurridos desde su fundación han sido la selección de cerca de 3 millones 900 mil Padres Ejemplares en la Educación, el aporte de más de 71 mil maestros populares, la realización de 1 millón 181 mil donaciones de sangre y más de 2 millones y medio de pruebas citológicas para el diagnostico precoz de ciertas formas de cáncer, el suministro de más de 18 millones y medios de vacuna antipolio a nuestros niños, la recuperación de casi 700 millones de envases de cristal y otras materias primas, con un ahorro de decenas de millones de dólares de divisas, el apoyo masivo a las zafras, a las labores agrícolas en general y otras importantes actividades sociales y económicas. Este año, por ejemplo, los CDR limpiaron de obstáculos más de 12 mil caballerías de tierra, en apoyo a la mecanización de la caña”

A partir de la segunda mitad de la década del setenta durante la ejecución del proceso institucionalización y de la realización de importantes cambios en la estructura política-administrativa del país los carteles de los CDR también reflejaron el protagonismo de todo cuanto se transformó y realizó en la sociedad siendo portadores de mensajes asociados con el proceso de institucionalización que abordaron: la promulgación de una Constitución de la República aprobada por sufragio universal, la formación de los Órganos de Poder Popular, la aplicación de una Nueva División Política Administrativa y del Sistema de Dirección de la Economía.







El ahorro de agua, electricidad y petróleo también han formado parte de la representaciones visuales mostradas en los carteles de los CDR, con mensajes persuasivos que expresaron la importancia que representa para el desarrollo económico del país, el empleo racional de la electricidad en el sector residencial y la comunidad, aspecto valorado durante su Primer Congreso, que inició sus sesiones de trabajo el 24 de septiembre de 1977, en el teatro Karl Marx, presidido por el Comandante en Jefe Fidel Castro, el cual concluyó con una extraordinaria concentración popular efectuada el día 28 en la Plaza de la Revolución

En la década del ochenta período de complicada situación internacional provocada por la política guerrerita y reaccionaria de la administración norteamericana contra Cuba los CDR tributaron carteles que abordaron la defensa del país en los que esencialmente se empleó el texto: Dos tareas básicas: producción y defensa, consigna proclamada por el Comandante en Jefe Fidel Castro, durante la clausura del Segundo Congreso del Partido. Asimismo contribuyó con la realización de acciones graficas que abordaron la lucha contra dos epidemias de significantes repercusión socioeconómica, la conjuntivitis y el dengue hemorrágico que formó parte de la guerra biológica del gobierno de Estados Unidos, contra la Revolución cubana.

Consecutivamente con la frase; ¡Que se vayan!, surgió una de las aportaciones emblemáticas de la gráfica cubana de ese periodo, dicho cartel de los CDR fue editados durante los días de los sucesos de la Embajada del Perú en La Habana, en abril de 1980, para condenar la acción de los elementos antisociales que penetraron violentamente en el interior de esa sede diplomática ocasionándole la muerte al custodio Pedro Ortiz Cabrera, y que de inmediato provocó la enérgica condena que se manifestó a través de la realización de la Marcha del Pueblo Combatiente, con un desfile de más de un millón de cubanos, proceso político que concluyó con una nueva victoriosa, contra los planes agresivos de la administración norteamericana contra Cuba.

A finales de los años ochenta, la organización intensificó el empleo de carteles galánmente realizados, con configuraciones visuales similares a las reveladas con los predominios del art pop que vislumbraron mensajes de sus tradicionales campañas de embellecimientos y limpiezas de las comunidades, con elementos simbólicos de festividad y alegría, simbolizaciones de movimientos rítmicos y adecuado balance armónico entre imágenes y textos.






Con el derrumbamiento del campo socialista en Europa del Este, donde Cuba efectuaba alrededor del 85% de su intercambio comercial, se perdió bruscamente los principales mercados y el país quedó inmerso en una difícil situación económica. En ese momento en que la industria gráfica, al igual que las de otras ramas de la economía, quedó prácticamente paralizada; los CDR con medios de propaganda creados con recursos propios y de desechos de diversos materiales plasmaron textos como: Socialismo o Muerte y Tenemos y tendremos socialismo y otras alusiones asociadas con la defensa de la patria y al socialismo los cuales fueron colocados, en los más de 76 mil murales existentes en paredes y muros a nivel de barrios o cuadras

En esas circunstancias aunque se preservaron el empleo, salario y las principales conquistas logradas en los campos de la salud, la educación y otros beneficios logrados por la Revolución, se inició el denominado Periodo Especial. Y aunque, en aquellas difíciles circunstancias, el gobierno de Estados Unidos para recrudecer el bloqueo y exterminar a la Revolución aplicó en 1992 la Ley Torricelli que establece sanciones a filiales de compañías norteamericanas que residen en tercero países comercial con Cuba y la prohibición a barcos que entren en puertos cubanos con propósito comerciales entrar a puerto en Estados Unidos 180 días siguientes a la fecha de salir del territorio cubano. Los CDR, en carteles y otros medios proclamó la consigna: A consagrarnos como nunca antes a la defensa de la Revolución.

Estamos en combate. La calle es nuestra se expresó en un cartel de dimensión vertical impreso sobre cartón, colocado en diversos puntos de las comunidades o barrios, el cual contenía la respuesta del pueblo a lumpen y contrarrevolucionarios, que alentados por el rumor y las transmisiones de las radiales se concentraron en el área litoral habanero, el 5 de agosto de 1994, ocasionando disturbios y alteraciones del orden público. En tal situación la respuesta espontánea se multiplicó con la presencia del Comandante en Jefe Fidel Castro, en el lugar de los hechos, frustrando las pretensiones del enemigo y ganando en breve tiempo aquella batalla, sin necesidad de emplear las armas.

A partir de marzo de 1996, los CDR también realizaron importantes contribuciones de carteles alusivos a la condena de la Ley Helmes-Burton, otra acción del maca bélico engendro de los gobernantes de Estados Unidos, en sus atinados intentos contra Cuba, mediante el cual se endurece el bloqueo económico con la amenaza de aplicación de represalia a todas inversiones extranjera que utilice propiedades de ciudadanos nacionalizadas en la isla.









Desde finales de 1999 en el contexto de la lucha librada por nuestro pueblo por la liberación del niño Elian González, secuestrado por la mafia anticubana de Miami, en que surgió la gráfica cubana en defensa de la soberanía, la independencia y de nuestro socialismo denominada “Batalla de Ideas” los CDR desplegaron una intensa labor de propagando en carteles y otros impresos gráficos con la expresión “Liberen a Elian”

Y tras el regreso de Elian, el 28 de junio del 2000, los CDR extendieron su participación en la campaña por la liberación de los cinco cubanos presos políticos del imperio, con la proclamación: Liberen a los héroes que defienden a su pueblo de la muerte, encarcelados injustamente desde septiembre de 1998 bajo la acusación de terrorismo y de peligro a la sociedad norteamericana, cuando en realidad estuvieron infiltrados en organizaciones terroristas de la mafia anticubana para advertir y evitar los planes terroristas contra nuestro país.

Paralelamente, asociada con la Batalla de Ideas, y como parte de los planes de urgencia para, ante la difícil situación económica del país, resolver necesidades alimentarías de la población cubana; la organización participa en los planes promoción de la Agricultura Urbana desempeñando un papel importante en el reconocimiento social a los que se destacan como productores de alimentos. Junto a ese desempeño los CDR a través de sus carteles y su participación directa, con el lema: “Proteger el medio ambiente es proteger el futuro” han realizados diversas acciones a favor de la protección del medio ambiente








Con el nuevo milenio en que se inició un periodo de inmerso esfuerzo por rebasar las secuelas del denominado periodo especial, de la realización de importantes acciones de transformaciones socioeconómicas; los CDR promovieron acciones gráficas portadores de mensajes de reafirmación de los principios de perpetuar la existencia de la Revolución Cubana, con la auténtica misión de continuar forjando el Socialismo, la defensa de nuestra identidad y soberanía, el fortalecimiento de la economía socialista, el enfrentamiento a la hegemonía imperialista de la globalización neoliberal, la defensa de la paz, globalizar la solidaridad y de la formación de un hombre nuevo.

Al arribar al 50 aniversario de la creación de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), en sus carteles y otros medios de propaganda, en su fusión de arte y política, sustentan la difusión de mensajes que: contribuyan a que la familia tenga un mayor protagonismo en la educación de las nuevas generaciones, de creación de convicciones y valores éticos y morales; acorde a los principios de la Revolución, de respaldando a los planteamientos del líder cubano Fidel Castro acerca de los graves riesgos de una guerra nuclear que vive hoy la humanidad, a la necesidad de continuar avanzando en la actualización de nuestro modelo económico y a mantener en alto la batalla por el regreso inmediato de los Cinco Héroes antiterroristas cubanos encarcelados injustamente en cárceles norteamericanas.
DATOS DEL AUTOR
Reinaldo Morales Campos
http://www.docspopuli.org/articles/Cuba/Campos.html
Licenciado en Historia, más de treinta años de experiencia en acciones de publicidad y propaganda, actualmente laboro como Organizador de Eventos en la Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción de Cuba (UNAICC). Miembro de la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales (ACCS) y de la Asociación de Historiadores de Cuba (AHC)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada