sábado, 15 de mayo de 2010

Anecdotas con Raul García Rivero

ANÉCDOTAS CON RAÚL GARCÍA RIVERO

Por: Nelson Domínguez Morera (NOEL)


Me parece momento adecuado hablar sobre algunas de las virtudes y características del recién fallecido Coronel Raúl García Rivero aprovechando la efemérides del triunfo de Playa Girón, dado que él fue un destacado protagonista de esa victoria desde las filas del Batallón de la PNR con el cual enfrentó la artera invasión.

Lo conocí mucho después, aunque producto de mi involucramiento también en aquellos combates, constituía un tema casi siempre obligado en nuestras conversaciones y actividades.

En el 40 Aniversario de esa epopeya, la Revolución organizó un grupo de reconocimientos que incluían como culminación la entrega de la Medalla Conmemorativa Playa Girón a la mayoría de los que allí combatieron en el propio escenario de los acontecimientos: las arenas de Playa Girón hoy convertidas en museo histórico. A tales efectos se organizó una gigantesca actividad que incluía la convocatoria de los combatientes por sus municipios de residencia y de los Batallones de la Milicia, PNR o Ejército Rebelde por donde combatieron. Todos lo hicimos disciplinadamente, pero cuando la jefatura del MININT decidió algo inmediato a la fecha, que un grupo de Jefes, participantes de esa gesta, concurriera al lugar, previa concentración en el parqueo del MININT con los medios de transporte de la institución y el único objetivo de facilitarnos el traslado, unido a otros pormenores. No obstante, Raúl decidió continuar haciéndolo por la vía oficialmente establecida y partió con el resto de los convocados por su municipio de l0 de Octubre, aunque muchos de sus acompañantes le resultaran totalmente desconocidos por no haber sido integrantes del Bon de la PNR.

Al vernos allá, nosotros que habíamos llegado antes, tuvimos tiempo para asearnos y cambiarnos de ropa en el hospedaje que nos propiciaron, mientras que él, aún sudoroso y cargando sus pertenencias, nos espetó... “yo sabía que tu formación pequeño burguesita de escuelas privadas y la Cuban Thelephone Company te iba a llevar a buscar beneficios, tú lo que eres un indisciplinado que no concurriste por tu municipio como se orientó…”.

En otra ocasión, cuando el Comandante nos convocaba casi todos los viernes en el Palacio de Convenciones para exponernos temas centrales e importantes, nosotros, por la empatía que nos profesábamos, siempre intentábamos sentarnos juntos y le pedíamos a Lidis, de la Dirección Política, que así lo tratara de hacer. Hasta que un buen día alguien, que podía hacerlo con toda autoridad, se interesó en porqué siempre salíamos por la televisión juntos y a tantas filas de distancia de donde se ubicaba el resto de los combatientes del MININT, se le explicó que era producto de ser ambos combatientes de Playa Girón y aparentemente ahí quedó la cosa. Sin embargo, cuando Raúl conoció del incidente y quién era el que había indagado, me dijo…” hasta aquí llegamos sentándonos juntos tu y yo, de ahora en adelante yo me siento en la sección reservada para los combatientes de Girón y tú vas para la otra del MININT o viceversa, escoge tú…”.

Después de aquello, aunque fuera en otras actividades, yo lo buscaba para sentarnos juntos y así aprovechábamos para hablarnos de muchas cosas y con su proverbial y permanente jodedera, me decía…” tú estas fichado, averigua primero si hay o no hay televisión…”.

La última vez que nos encontramos fue en el Ministerio, estaba empleándose a fondo, como en todo lo que hacia, en el proceso de las nuevas reinscripciones para la legalización de las armas de fuego particulares y ya me tenía hastiado por sus reproches sobre mis incumplimientos en las fechas convocadas, y volvió a la carga…” Noel ¡que clase de indisciplinado tu eres! voy a decirle a Barbarita que te haga la vida un yogurt con citaciones hasta que entres en caja, compadre!”.

Hace sólo unos días, cuando al fin concurrí a la DGPNR a reinscribir el arma, mucho me acordé de él, en la oficina habilitada en la calle Lombillo para la atención de Oficiales Superiores, todo estaba dispuesto para lograr una esmerada, pronta y efectiva atención, desde un local específico para esos trámites, como la revisión in situ del arma y la realización del test. Allí todo olía a Raúl.

/////////////////////////////////////////////////////////////

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada