domingo, 9 de mayo de 2010

LA AMÉRICA DE JOSÉMARTÍ

LA AMÉRICA DE JOSÉ MARTÍ

Por: Dr. Néstor García Iturbe


Nuestro Héroe Nacional, José Martí, en uno de sus más conocidos escritos, titulado Nuestra América, publicado en La Revista Ilustrada de Nueva York, el 10 de enero de 1891, señalaba un número de aspectos importantes en relación con la lucha que debían llevar a cabo los países de América Latina para poder mantener su independencia.

En estos tiempos, en que recientemente se desarrolló una reunión cumbre de América, en los que la administración Obama se prepara para enviarnos “sus mejores embajadores”, que no son otros que los cubanos exilados en Estados Unidos y en los que el enemigo desarrolla una fuerte campaña subversiva contra la Revolución Cubana, considero resulta importante leer nuevamente Nuestra América y tomar en consideración, a más de ciento diez años de distancia, la enseñanza que sobre estos eventos nos ofrece el pensamiento martiano.

En el párrafo inicial del mencionado artículo, Martí alertó sobre “los gigantes que llevan siete leguas en las botas y le pueden poner la bota encima”(al aldeano). Al final del propio párrafo, señaló que “Estos tiempos no son para acostarse con el pañuelo a la cabeza, sin con las armas de almohada, como los varones de Juan Castellanos: las armas del juicio, que vencen a las otras. Trincheras de ideas valen más que trincheras de piedra.”



¿Quiénes son los gigantes que llevan siete leguas en las botas? ¿Porqué los tiempos son para acostarse con las armas de almohada?¿ Cual es la razón para asegurar que trincheras de ideas resultan más necesarias que trincheras de piedra? Estoy seguro que mis lectores pueden contestar acertadamente estas preguntas sin necesitar ayuda.

En el próximo párrafo Martí realiza una exhortación cuando dijo: ¡los árboles se han de poner en fila para que no pase el
gigante de las siete leguas! Aquí nuevamente queda bien claro quienes son los árboles a que se refería y porqué deben impedirle el paso al gigante.

El párrafo siguiente merece no solamente leerlo, sino hasta aprendérselo de memoria. En el Martí se refirió a los sietemesinos cuando dijo que “Los que no tienen fe en su tierra son hombres de siete meses”. Cuando hizo referencia a los que ven en otros países la solución de nuestros problemas señaló que: “Hay que cargar los barcos de esos insectos dañinos, que le roen el hueso a la patria que los nutre” y casi al finalizar el párrafo hizo una referencia que considero se adapta muy bien a los llamados “embajadores”, cuando señaló: “….estos desertores que piden fusil en los ejércitos de la América del Norte, que ahogan en sangre a sus indios, y van demás a menos.” Claro y actual lo que nos dice Martí.

Para los que hablan de traer a nuestra patria la llamada “democracia representativa”, la “libre empresa” y lo que ellos consideran “elecciones libres”, pudiéramos aplicar lo que planteó Martí. “La incapacidad no está en el país naciente, que pide formas que se le acomoden y grandeza útil, sino en los que quieren regir pueblos originales, de composición singular y violenta, con leyes heredadas de cuatro siglos de práctica libre en los Estados Unidos…”


Sobre esto también se hace referencia en el escrito cuando se plantea que más que imitar es necesario crear, crear formas que se acomoden a los elementos naturales de cada país.
“Crear es la palabra de pase de esta generación. El vino, de plátano; y si sale agrio, ¡es nuestro vino!” Está claro el pensamiento de Martí, es preferible que las formas de gobierno sean creadas por nuestros pueblos, aunque tengan imperfecciones, antes que copiar las del poderoso vecino.

Algunos cubanos exilados en Estados Unidos, que han pretendido defender lo que ellos llaman la República, pues plantean no les agrada la denominación de pseudo república, república mediatizada o neocolonia, encontraran en este escrito de Martí un claro ejemplo de porqué aquel período de nuestra historia esta bien lejos de poder llamarse república.

“Las repúblicas han purgado en las tiranías su incapacidad para conocer los elementos verdaderos del país”. Posteriormente en el propio artículo nuestro Héroe Nacional menciona “nuestras dolorosas repúblicas americanas”, lo que prácticamente explica más adelante cuando plantea, “Con los oprimidos había que hacer causa común, para afianzar el sistema opuesto a los intereses y hábitos de mando de los opresores…..La colonia continuó viviendo en la república…”
Unos párrafos más adelante completa la idea sobre los problemas que enfrentan las nuevas repúblicas americanas cuando dijo: “Sobre algunas repúblicas está durmiendo el pulpo”

¿Porqué son dolorosas nuestras repúblicas? ¿Cómo es que la colonia continuó viviendo en la república? ¿ Cual es el pulpo que duerme sobre algunas repúblicas? La respuesta a las tres interrogantes pudiera darse de forma resumida pues es coincidente, Estados Unidos.

Ese vecino poderoso, al que nuestro Héroe se refiere en su escrito, no solamente causa dolor y hambre, también desprecia a los países de América y representa el mayor peligro para sus países, tal y como plantea el artículo cuando se dice: “El desdén del vecino formidable, que no la conoce, es el peligro mayor de nuestra América…”



Otros elementos que se presentan en el escrito son también importantes y merecen análisis. Cuando Martí hace una de las referencias a lo que él considera América, plantea. “!Porque ya suena el himno unánime; la generación actual lleva a cuestas, por el camino abonado por los padres sublimes, la América trabajadora; del Bravo a Magallanes..”

Esta claro que del Bravo (del Río Bravo, que es la frontera norte de México) a Magallanes ( la frontera sur de Chile), se extiende la América de Martí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada